DE AQUÍ Y DE ALLÁ

Por Eduardo Triana (ET)



"Vueltas"

No podía creer lo que escuchaba y menos lo que veía. La aeromoza preguntaba con cierta frecuencia, cuántos se dirigían a tal o más cual sembrado. Les repartía un paracaídas, abría la puerta de seguridad y les deseaba una buena cosecha. Ya me decía yo cómo era posible que el pasaje me hubiera costado tan poco. Yo nada más quería dar un paseo en avión, una vuelta por el aire. Nadie me advirtió que era un vuelo de campesinos con ínfulas de paracaidistas. Sin saberlo, ni esperarlo estaba en medio de una jornada de trabajo aero-agrícola. Yo no quería caer en paracaídas en un surco por muy francés que fuera. Así, poco a poco la nave se fue quedando sin pasajeros. Todos ya estaban en el aire o en sus respectivos campos. Los de las uvas, las papas, las manzanas, las fresas, los olivos se lanzaron mientras cantaban viejas tonadas tradicionales. Como no soy de los que cambian muy fácil de tradición, permanecí sentado y callado, aguardando el momento en que la azafata me viniera a preguntar en qué sembrado me iba a tirar pero nunca lo hizo. Pasaron largos minutos, quizás una hora, hasta que ansioso, me levanté a indagar qué tiempo faltaba para llegar. Antes que abriera la boca, un asistente de vuelo se me adelantaba diciéndome: " No se desepere, ya estamos cerca. Sólo una pregunta, caballero.¿Por qué escogió Ud. el campo minado? Respondí con una sonrisa, Buscándole el mejor lado a las cosas, recordé que sólo deseaba dar una vuelta en el aire. Ahora, las circunstancias me permitirían dar varias, apenas pisara tierra.

 


"Anoche"

Anoche me despertaste porque me había quedado dormido en el reclinable. Hoy, noté que habías amanecido dormida en el reclinable. Esta noche le toca al perro. No lo despiertes y acuéstate en la jaula.

 


"Cuando la familia se entera"

Cuando la familia se entera que vienes de otro lugar y encuentra la forma más barata para deportarte

 


"El mouse "

Coloqué el mouse sobre la palma de mi mano derecha. Esperé unos segundos y de nuevo hice click, tal y como lo había hecho en la palma de mi mano izquierda. No se abrió ninguna página. Sin un documento escrito era imposible leerme las manos. Por eso nunca supe mi futuro.

 


"Nacionalismo"

Tenía fama aquel chef cantonés de innovar a lo chino con cualquier receta de la cocina universal. Convertía croisants en croi- chans. Transformaba la crema chantilly en pomada china y a los perros calientes los volvía pequineses, aunque con más frecuencia al revés. Su último plato dejó a muchos boquiabiertos. Todos se envenenaron con los "Calamares en su tinta". No los cocinó con la tinta de los calamares. Su tinta no era la de los calamares, era china, la mejor tinta del mundo.

 


"Ningústero, el estatuólogo"

Disfrutaba mucho sus visitas a los museos y resultó un golpe muy duro para él ver como uno tras otro iban prohibiéndole su entrada. La prensa se hizo eco de la situación y en un extenso artículo explicó que las instituciones se habían visto obligadas a mantenerlo alejado de sus locales con el objetivo de proteger el patrimonio. Específicamente las estatuas, las cuales parecían adquirir energía y movimiento después de las visitas de Ningústero.Ya se le había advertido en varias ocasiones que no le diera más de comer a las estatuas porque eso les crearía un mal hábito de vitalidad lo cual con el tiempo les haría perder su status de estatuas. Al enterarse de la noticia varias obras escultóricas, encabezadas por Venus organizaron una huelga de brazos cortados y gracias a su campaña, a Ningústero se le permitió hacerse cargo de un criadero de estatuillas a las que hoy alimenta con sus bolsas de naranjas y con el sueño de convertirlas un día en estatuas adultas.

 


¿TIENE ALGO QUE DECIR? COMENTE

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.