LA COLUMNA DE MARIO BARROS

(Lenguaviva)

Pinchando la Burbuja

Género: Columna

Por Mario Barros (Lenguaviva)

Mulata

Por Mario Barros (Lenguaviva)


-¿Conoces el poema Mulata, de Nicolás Guillén?

Es el Obdu, que viene a verme con una hoja de papel en la mano. Le confieso que no sé mucho de los gustos étnicos del poeta y mi amigo aprovecha para ilustrarme.

-Es un ejemplo clásico de la poesía negra cubana, de la que Guillén fue uno de los más destacados exponentes. La forma de hablar del personaje principal me resulta muy graciosa.
Escucha:

Ya yo me enteré, mulata,
mulata, ya sé que dise
que yo tengo la narise
como nudo de cobbata.

Y fíjate bien que tú
no ere tan adelantá,
poqque tu boca é bien grande,
y tu pasa, colorá.

Tanto tren con tu cueppo,
tanto tren;
tanto tren con tu boca,
tanto tren;
tanto tren con tu sojo,
tanto tren.

Si tú supiera, mulata,
la veddá:
¡que yo con mi negra tengo,
y no te quiero pa ná!

No está mal. Sin embargo, el Obdu me aclara que la razón de su poética visita no es el poema en sí, sino los comentarios que algunos lectores internéticos han dejado sobre él.

-El primero:



“Me gustaría entender mejor esta parte:tanto tren con tu cuerpo, tanto tren:tanto tren con tu boca... Tal vez me pudieran ayudar con su traducción”.

Me quedo pensando. ¿Traducción? ¿Es que esos versos hay que traducirlos del español… al español?

-El segundo:



“Tu poema está chévere Nicolás. Sigue así y llegarás muy lejos. Me encanta la forma en que lo has escrito, con el tonito de negros y todo eso. Está muy bonito. Nunca cambies. Una amiga que te quiere. Chao, cuídate”.

Me vuelvo a quedar pensando. Buen consejo para un artista que fue Poeta Nacional de Cuba y murió hace 29 años.

-Y el tercero:



“Jajajajajajaja, muy lindo, Nico. Espero podamos conocernos un día, jajajajaja”.

La tapa al pomo. A este lector no le basta con tutear al poeta, sino que hasta le suelta un diminutivo, como para que no quepan dudas de que pueden llegar a ser amigos de verdad. Me imagino que en el más allá.

Obdulio, sonriente, concluye:

-Es lo que te he dicho antes: hay joyitas online como para adornar una corona imperial.


De acuerdo, Obdu, de acuerdo.

 

¿TIENE ALGO QUE DECIR? COMENTE

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.