Los políticos tienen poco sentido del humor

Entrevista al afamado escritor Leonardo Padura

En exclusiva para Satiraopinion

Por Satiraopinion


Leonardo Padura
Conversar con este gran amigo se torna un diálogo interesante y lleno de sabiduría.

Uno de los escritores cubanos contemporáneos más admirado y a la vez leído del mundo hispano, nos acompaña en esta edición de Satiraopinion, La revista online, con sus opiniones sobre el humor actual y otras cosillas igual de motivantes.

Nacido en Mantilla, una barriada del sureste de la capital cubana, La Habana, comenzó su carrera como periodista en 1980 en la revista literaria El Caimán Barbudo; luego pasó al periódico Juventud Rebelde, donde sentó cátedra, y a partir de ahí empezó a escribir, escribir y a escribir, libros, novelas, guiones de cine, lo que hace muy bien y por ende, seguirá escribiendo para dicha de todos. O de casi todos.

Satiraopinion:

Tal vez tu cercanía a los mejores caricaturistas y publicaciones cubanas de los 70´s y 80´s te confieran una visión óptima del humorgráfico de aquellos momentos y del actual.

De ahí mi atrevimiento a preguntarte algunas cosillas sobre el tema y otras no tan referidas al humorismo.

Leonardo Padura
Por Angel Boligán
Según tu opinión y al margen de la excusa de la caída del camposocialista, ¿qué otros factores influyeron en el declive del humorgráfico y el cierre de publicaciones humorísticas en Cuba a finales del siglo pasado?

Leonardo Padura:

Creo que el elemento material fue decisivo. Sin papel, electricidad, transporte, no se podía hacer humor. En realidad, lo que nos rodeaba no era demasiado simpático… Pero, en cambio, los humoristas escénicos comenzaron un desarrollo que sigue hasta hoy. Pero ante la imposibilidadde hacer su trabajo, muchos humoristas gráficos se dispersaron, en el exilio y en el inxilio, y debieron buscar alternativas para ganarse la vida.Cambio el país, cambió la época y cambió el humor.

Satiraopinion:

Cuba siempre fue un gran exponente de valores humorísticosgráficos. Podríamos citar muchos nombres: Abela, Massaguer, Arroyito,Prohias, entre otros. Como lector, ¿visualizas una generación actual que sigaesos pasos?

Leonardo Padura:

Para nada… Ahora el humor gráfico casi siempre se hace con las nuevas tecnologías. Toman una foto, le encuentran el lado satírico, y le colocan un par de globos y la suben a la red. No es mejor ni peor, es distinto… Bueno, bueno, la verdad es que es peor. Hay ingenio, pero falta genio…

Satiraopinion:

La enemistad de los políticos con el humor, en las llamadasdemocracias, es bien conocida. ¿Crees que la situación en Cuba seasimilar?

Leonardo Padura:

No lo sé, porque el humor en Cuba se mueve en círculos más o menos limitados. Lo que sí sé es que los políticos tienen poco sentido del humor. Y en Cuba, muy poco…

Satiraopinion:

Yo veo en tu literatura una gran carga de humor negro en el fondo.Mario Conde es muy sarcástico en ocasiones. Lo percibo así. ¿Estamos en lo cierto?

Leonardo Padura:

Conde, en realidad es irónico. La ironía es su escudo y ante una realidad que lo agrede, lo supera, lo maltrata, se defiende con la ironía. Yeso puede tener su carga de humor, por supuesto.

Satiraopinion:

En nuestro país hay un dicho que dice: Quien nace pa´tamal delcielo le caen las hojas, y es que el cubano por idiosincrasia, todo lotira al choteo. ¿Crees sea una bendición o una maldición?

Leonardo Padura:

Es las dos cosas. El choteo nos salva, pero nos hace leves. Lo que ocurre es que cuando larealidad te supera y no puedes influir en ella, pues muchas veces en lugar de lamentarte, es más saludable burlarte y… seguir adelante.

Satiraopinion:

¿Por qué las personas inteligentes tienen un gran sentido del humor?



Leonardo Padura:

Porque el humor es inteligencia. No hay otra razón.

Satiraopinion:

¿El mejor humorista post revolución en Cuba? Y, ¿la mejor publicación?

Leonardo Padura:

Fácil: Manuel Hernández. Y el dedete de los años 1980, cuando se juntaron en una misma publicación tres genios: Ajubel, Manuel y Carlucho, rodeadosde un equipo muy creativo y de colaboradores de la talla de Padroncito.

Satiraopinion:

¿Cuán importante es el humor en una sociedad? ¿En la cubana?

Leonardo Padura:

El humor es una medicina social. A través suyo se tratan o se pueden tratar cosas más serias y, como el que no quiere las cosas, hacer conciencia de ellas.

Satiraopinion:

¿De qué ríes tú? ¿Algo en especial te causa risa?

Leonardo Padura:

Me río de muchas cosas. Cuando me encuentro con Manuel me cago de la risa, a pesar de la tristeza que a veces le siento. Cuando escucho a Álvarez Guedes, disfruto su grandeza. Ahora soy fan de Pánfilo y de Ruperto… Y me río de los que creen que prohibiendo, asustando, reprimiendo van a hacer que el mundo y la sociedad sean mejores…

Satiraopinion:

¿Has pensado alguna vez en escribir algún relato humorístico oescribir una historia sobre un humorista?

Leonardo Padura:

No… Eso es un tema demasiado serio.

Satiraopinion:

Mucha música cubana está llena de doble sentido en su lírica, locual es una forma de humor. ¿Qué pasará con los nuevos movimientosmusicales que están surgiendo con lenguajes tan grotescos? ¿Se perderá esta tradición?

Leonardo Padura:

No se perderá la tradición, pero la están maltratando. Hay mucho reguetón en el que se han transgredido todos los límites yel doble sentido se ha convertido en una especie de sin sentido…

Satiraopinion:

¿Sigue Cuba en el mismo lugar?

Leonardo Padura:

Más o menos. La geografía no cambia tan fácilmente…. Lo que está cambiando es la sociedad, y lo hace, como casi siempre, para bien y para mal. Respecto a la década de 1980 creo que estamos en otra isla que está en las coordenadas geográficas de la misma isla. Y vamos a ver a dónde llegamos. Hoy, para mí, lo que impera es la incertidumbre, la incapacidad, por lo menos mía, de prefigurar un futuro.

Satiraopinion:

Muchas gracias por tu gentileza y tiempo, querido amigo.


 

Deje su comentario

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.