LA COLUMNA DE WILFREDO TORRES

Las amistades de antaño

Género: Columna

Por Wilfredo Torres

AMICUS

Por Wilfredo Torres


Caballero, qué problema.
Tan pronto sonó la conga.
El muerto se fue de rumba!!...

Tengo una nueva amiga y tiene 94 años, -Elena es su nombre. Un nombre común y corriente para una persona normal pero no para una Elena de esa edad.

Cada día conversamos horas y horas, casi siempre en el crepúsculo. Yo escuchando y ella hablando y fumando, porque eso sí, fuma como una chimenea y a esa edad ya creo que no le vaya a hacer mucho más daño. Cubana es y de Santos Suárez en la Víbora (barrio habanero). Hay días que está muy clara de mente,pero otros ya le patina el coco. Pero no le da mucha importancia. Me repite mil veces lo mismo, pero hasta así es interesante su charla. Cuando su cerebro funciona bien se recuerda de sus años de niñez y juventud y me hace cuentos fabulosos. Conoce toda la música cubana de esos años. Salió de la Isla en la primera ola migratoria. Allá por los lejanos años sesenta del siglo pasado y me confiesa que todavía extraña cómo vivía y se divertía en Cubita la bella. Es una persona si bien no muy culta, sí muyyy interesante por las vivencias acumuladas hasta esta edad y, para ponerle la tapa al pomo,tiene una boca sabrosa a la hora de decir malas palabras.

-Sabemos que cada ser humano es un mundo o, al menos eso dicen los entendidos, pero a decir verdad yo creo que cada ser humano crea su propio mundo-, me conversó un día, -porque lo cierto es que a lo largo de la vida uno va acumulando conocimientos, amores, experiencias, amistades, etc. y eso es lo que conforma este llamado mundo personal-.- Mira Wilfredo-, me dijo-, si seguimos esa línea de pensamiento el planeta está lleno de mundos infinitos. De mundos humanizados con diversos conocimientos y semejanzas, pero tan y tan diversos que crean una red increíble y enmarañada, esto incluye religiones, preferencias sexuales, ideologías y muchas otras-.- De todo un poco-, concluyó. Se imaginan ¡cuánta asimilación de experiencias buenas y malas logra este planeta diariamente!¡¡¡Qué aguante!!!

-Creo,-(y ya esto es un agregado mío) que algo que influye en la determinación y rumbo del mundo de cada cual es la Ley de Murphy que te dice que si algo puede salir mal, saldrá mal(pero que no te avisa). Este Murphy, que era un ingeniero aeroespacial, formuló su ley en 1949. ¡Vaya Ud. a sabercómo concibió la teoría pues yo no le veo ni pies ni cabeza!, peropensándolo bien y a decir verdad,los fundamentos de su ley, según mi percepción, son válidos y reales. Basta un pequeño incidente en tu vida para que esta cambie de rumbo totalmente y tu mundo o se tuerza o se componga. Tan así de fácil.

Sobre esos tópicos y otros, siempre conversamos Doña Elena (como yo la llamo) y yo. Un tema vital y que cada nuevo día de charlas da comienzo es el musical. Siempre tiene entre sus labios y el cigarro, una melodía nueva o al menos nueva para mí. También me canta cánticos de su niñez, que su madre le cantaba como este, que cada día cantamos y nos da motivo de risa:

Úrsula, ¿qué estás haciendo

Tanto rato en la cocina?

Mamita le estoy quitando, las plumas a la gallina”.

O este otro que da título a mi columna:

¡Caballero, qué problema.
Tan pronto sonó la conga.
El muerto se fue de rumba!...

Así vamos día tras día y cantamos, y miramos el cielo, lo comentamos y nos reímos mucho… yo diría muchísimo.

Y es un privilegio poder conversar con una persona con tantas vivencias y que sigue adorando la vida con vitalidad e ilusiones, porque solo una vez hablamos de la muerte o de la Guadaña como ella le dice y me comentó: -Lo peor de morirse no es el hecho en sí, sino la cantidad de memorias, recuerdos, conocimientos y demás que se van contigo-.

- No muere una persona, muere un mundo-.

¡Qué pena! ¡Pobre Planeta!

Los ancianos no deberían morir tan pronto.

 


¿TIENE ALGO QUE DECIR? COMENTE

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.