LA COLUMNA DE WILFREDO TORRES

Las amistades de antaño

Género: Columna

Por Wilfredo Torres

AMICUS V

Por Wilfredo Torres


Con una lata y un palo,
se arma un guateque cubano.

Si hay alguien en la vida a la que puedo llamar no amigo, sino gran amigo, es a la música (a mi parecer y por mi forma de ser, la trato como a un ser humano).

Cualquiera música. No importa el género ni la clasificación. Toda me place. Me encanta bailar y aunque no soy un barbarazo, me defiendo.

En mi época y en mi país natal, había una canción que decía: “Con una lata y un palo se arma un guateque cubano”… Es cierto. Si lo pienso bien me doy cuenta que nací con esa frase.

Aprendí a escuchar música hace muchos años en casa de un tío muy querido, quien tenía un plato estéreo (tocadiscos) y una colección envidiable de música universal de lo que hoy llamamos vinilos. Había uno en el que su cantante, por su particular voz, me impactó muchísimo y me atraía oírlo y requete oírlo. Era Johnny Mathis.

Creo que esa fue mi puerta a la música y al arte y por suerte, de ahí hacia delante tuve la oportunidad de oír en vivo a muchos musicazos cubanos: Ñico Saquito, El Guayabero, Pachi con la Original de Manzanillo, Silvio Rodríguez, Pancho Céspedes, Afrocuba, Los Barbas, Los Kents, Van Van, y muchos otros...casi hasta el infinito.

Oía hasta cansarme a Los Beatles y hoy los sigo oyendo hasta que el oído me zumba. No considero que una gente sea de fiar si no le gusta Los Beatles. Hasta ahí llego yo.

Entiendo que gracias a la música me colé en el mundo del arte. Fui músico en mi juventud, hecho que me marcó profundamente y es por esa razón que me siento tan cercano a la música.

Conozco el sabor que se siente en la boca al subir a un escenario a tocar un instrumento musical. Es algo a lo que todos los seres humanos deberían tener acceso en su formación educacional. Abre las entendederas (como diría mi suegro, EPD).

Sé que a todo el mundo o a casi todo, le gusta la música y disfruta de ella. Es un regalo de Dios para nosotros. Pero conocí a una persona cuando yo trabajaba de profesor en una universidad, al que no le gustaban ni la música ni las fiestas. Decía que eso era perder el tiempo. Dominicano el tipo, de Santo Domingo.

Un día se me ocurrió preguntarle que cuántas veces se había casado y me contestó que seis. O sea, al revés, serían cinco divorcios. A continuación agregó que se preparaba para el sexto. Era de suponer. Me confesó que sus divorcios habían sido por incompatibilidad de caracteres. Yo le aconsejé que aprendiera a bailar. Me mandó pa´l carajo.

Con la música y a través de ella tuve mi primera novia. Mi juventud la pasé con una oreja pegada al radio oyendo las emisoras de Miami que transmitían los últimos hits del momento y nunca falté a La Piragua para bailar con Tata Güines ( legendario músico cubano y gran percusionista), mi amigo personal….Cómo olvidar aquel estribillo…¡¡¡El perico está llorando¡¡¡…

Con la música conocí a la que hoy es mi esposa y al compás de la música vi crecer a mi hija. Ella, creo yo, también es musicalísima y bailadora…

Soy de los que creen en el Karma y que si haces el bien a tus semejantes este se te revierte en la vida y por esa creencia pienso que he sido un tipo afortunado. Crecí bailando y oyendo poesía musicalizada. Crecí con palabras que me incitaban a amar y a ser romántico. All You Need Is Love.

Eso me ha llevado toda mi vida a ser cortés y valiente, porque una cosa no quita lo otro.

Hoy no sé dónde demonios se han metido esas canciones tan hermosas llenas de lírica y bellas melodías. En las emisoras latinas es un abuso lo que nos están haciendo. Nos machacan diariamente: Reguetón por un tubo. A pulso. Y no es que no tire mis pasillos con el género, es que siempre es más de lo mismo, lo cual no ayuda a fomentar un pensamiento inteligente. Se degrada el idioma y la música y se quiere imponer pautas que a mi juicio son incompatibles con un cerebro normal.

Quiera Dios (al que yo sé que le encanta la música) les susurre al oído que las notas musicales son siete y que nuestro idioma, por suerte, es prolífero en palabras hermosas.

Quiera Dios.

 


¿TIENE ALGO QUE DECIR? COMENTE

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.