La Isla de los Inventos

Por Guillermo Álvarez


Nací, crecí y viví (hasta los 50 años), en una isla maravillosa, al decir de un navegante genovés, llamado Cristóforo Colombo, "españolizado" y transformado como Cristóbal Colón, en agradecimiento a una corona a la que ni siquiera correspondía, pero le brindó la ayuda necesaria, en su obsesiva idea de conquistar el mundo no conocido o poco conocido por aquel entonces.

Así, los reyes católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla no solo le dieron "los viáticos", sino también el billete para pagar a cuando borracho, homicida y ladrón, se enrolara en aquella aventura un tanto farandulera, para una mal llamada "conquista", que si acaso puede recibir el enigmático título de "Encuentro sangriento, racista y brutal" entre gentes extrañas con los primitivos habitantes que ya vivían en mi Isla.

Si la manada de salvajes de toda clase (con sus honrosas excepciones), que ocupaban las tres "carabelas", -como les llamaban a los maltrechos barcos del momento-, hubieran encontrado un lugar despoblado, entonces podrían haber llamado a su aventura "el descubrimiento...", pero no, los primitivos habitantes de mi Isla ya existían y habían inventado entre las primeras cosas "el casabe", una especie de torta de yuca rayada que cocían al fuego y con el cual se alimentaban. Jugaban un deporte conocido como "batos", de el que miles de años más tarde se derivaría el actual béisbol, pues bateaban una pelota confeccionada con bejucos, que un lanzador (antecesor del pitcher actual), tiraba al que, estaba en turno para batear y recorrer las bases, con reglas muy diferentes a las de hoy día.

Resulta obsoleto relatar cuánto aconteció entre los 525 años que separan a 1492 del actual 2017. !Cuántos millones de inventos desde entonces a la fecha!, que están recogidos en miles y miles de páginas de historiadores de todas partes del planeta, sobre todo, los que se refieren a nuestros destinos, aparecidos, justamente a la entrada del Golfo de México, por lo que se le conoce a CUBA -- que finalmente así se denominó mi Isla después que la corona española se adueñara de ella--, como "La llave del Golfo de México"; aunque también se le bautizó como "La Perla del Caribe", pues en su recorrido por esta parte del mundo, les pareció nuestro paisaje lo más bello de todo lo "descubierto" a sus ojos y lo encontrado en la medida en que se adentraban tierras adentro.

Pero nuestra tierra no siempre destiló belleza natural. Rica en tierras fértiles, que no podían ser llevadas a España en sus barcos, los españoles decidieron quedarse en ellas eternamente. Así, al igual que sucede hoy día con la "emigración", comenzó un buena mañana, la llegada de barcos y barcos cargados de jóvenes negociantes, comerciantes, que al pasar de los años montaron sus tiendas de abarrotes, entre otros, mientras la población se iba a acostumbrando a compartir por los que eran conocidos como "gallegos", debido a la enorme cantidad de personas de esa región del norte de España que llegó en busca de ganancias para sus negocios. De igual modo entraron a la Isla, canarios, catalanes, asturianos, sevilllanos y de otras regiones, que crearon incluso cada grupo sus propias sociedades dentro de Cuba.

De igual modo, los visitantes además, empezaron a "inventar" y de ahí surgieron cosas tan importantes como "La Alpargata", "La Gaita", "El Porrón" y "El amolador de tijeras", aunque probablemente estos instrumentos eran conocidos en el territorio europeo ya. De todos modos, el más importante invento y no puramente español fue "La Mulata", por el rico cruce con las razas negras, de los africanos traídos como esclavos con las nativas de mi Isla, a lo que luego se añadió "La China-mulata" o "La Mulata-china", con la intervención de los culíes chinos también importados como fuerza de trabajo.

Pero los criollos no se quedaron atrás y hasta nuestros días, se cuentan cientos de inventos, como "El bistec de colcha de trapear con pan"; "El pan de harina de boniato" (swetpotatos, como le llaman los americanos"; "La pizzacubierta con condones derretidos", en sustitución del queso; "El café mezclado con chícharos", entre otros.

Todavía se oye por ahí una vieja copla que decía: "Los hermanos Pinzones, eran buenos ma...rineros, que vinieron con Colón, que era un viejo bu...canero; y se fueron a Calcuta en busca de nuevas tierras. Y a la reina Isabel, le gustaba la to...rreja y el Rey de Aragón, que era un buen pensador..."

 


¿TIENE ALGO QUE DECIR? COMENTE

Nota: Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Satiraopinion. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Fecha: 2017-12-20 20:22:57
Nombre: Jhony
Mensaje: Con todo respeto, que estupides de articulo